Ni rumbo a donde ir, ni destino que seguir

Solitario fue toda mi infancia. ¿Estaba acompañado? Sí, pero ¿por qué digo que lo fue? Simple, las personas no me veían. Solo buscaban mi compañía cuando a ellos le convenían. Pocas veces me sentí importante, eso fue cuando deje de perder materias apropósito. Por mis resultados, fui premiado, siempre tomado como un ejemplo a seguir. Pero, alguna vez en sus vidas, ellos podían ver lo que en mi interior decía. No, solo les importara que estuviera acondicionado y obediente. Para nada me sentía feliz, aun cuando me juntara para hablar de cosas con otras personas y mostrara una actitud positiva, lo cierto era que no encajaba. Como una pieza de un rompecabezas que no pertenecía  a una determinado conjunto. 

Personas van y vienen. Todas aquellos que me hicieron feliz, con sus grandes cualidades y pasaron un tiempo conmigo, las llevo en mi presente. Pero ¿Ellos me seguirán recordando? Aun cuando levanto la mano en gesto de saludo, pasan derecho como si fuera alguien más de la multitud. No se si es por mi personalidad tan atraída o lo reservado que soy. Parezco ser dos personas distintas, como Robert Louis Stevenson menciona en su libro. Sin importar como lo vea, siempre hay algo que no me permite avanzar, mi silencio. 

No suelo hablar mucho, o lo que digo no es bastante intrigante. Algunas veces no se que decir, mi mente disfruta ese silencio que tanto he sentido, aunque no me permite comunicarme con los demás adecuadamente. Por muy absurdo que fuese o tan lamentoso de ser, siempre me he preguntado ¿si yo me muriera, qué recuerdos tendrían de mi? ¿Por cuales cualidades me recordarían?

En este mundo vanidoso y egoísta, es mejor dejar morir a los demás y preocuparse por mis propios asuntos. Aunque así no soy. Así no me quiero convertir, pero, mi bondad siempre será mi debilidad.

Anuncios

2 comentarios en “Ni rumbo a donde ir, ni destino que seguir”

  1. creo como decia D. Kanehman, el problema es que un mundo con tantas “opciones” lleva a la gente a pensar que siempre habra una opcion mejor y eso produce desazon, mejor diga estoy aqui no puedo estar en ningun otro lugar, si deseo seguir adelante pues mejor lento, paso a paso sin volver atras, nada de autocompasion, slds

    1. Me gusta. Todo esos pensamientos/sentimientos que planté surgieron después que no pude ayudar a una amiga con su problema de existencialismo. Hay veces que me pregunto ¿Será que si muero alguien me extrañara? Y claro que te extrañaran (obviamente unas más que otras). El punto es que nos planteamos cosas que a la larga nos lastimara y no podremos cumplirlas, pero no hay que sentirse mal por ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s